Loading...

viernes, 8 de mayo de 2009

Capitulo IV

Capítulo IV Ángela

Habían pasado ya barios minutos que no se escuchaban balas solo gritos, en eso se escucho como alguien corría hacia la parte donde estaban y alguien empezó a golpear la puerta desesperadamente;

-¡déjenme entrar!, por favor

-no podemos abrirle se meterán los infectados, le dijo el geo al bombero quien estaba por abrir

-¡puta madre, déjenme entrar coño que ahí vienen!

-lo siento mucho. . .

-¡NOOOOOOO!, se escucharon gritos horribles y luego un silencio que fue interrumpido por golpes estruendosos en la puerta

-¡cuidado que no entren!, todos forjaron la puerta y unos minutos después se oyó como se alejaban.

-ya ha pasado, dijo el hombre con traje de sanidad

-¡tenemos que salir!, gritaba el Geo, ¡si no vamos a morir, coño!

-calma creo que han ido a la parte de arriba del edificio, quizás tengamos una oportunidad para llegar al ático, dijo el bombero

-¡No! Es muy peligroso es mejor quedarnos aquí, decía el hombre de sanidad, vamos a morir allá afuera, aquí podemos quedarnos a esperar. . .

-¡¿esperar a que?, ¿a que vengan por nosotros puta madre?! Si no hacemos nada por estos hombres también vamos a morir y prefiero arriesgarme e ir por la cura, dijo desesperado el reportero.

-Está bien, oye tu ayúdame a cargar al chico, dijo el bombero al hombre de sanidad, lo empezaron a cargar, un hombre en cada brazo y en eso el muchacho empezó a escupir sangre

-¡Dispara!, grito el padre, pero era muy tarde, el joven ya se había transformado y le había mordido el cuyo al hombre de sanidad que gritaba desgarradoramente

-¡hay que ayudarlo coño!, decía el reportero.

-es muy tarde mejor ay que salir de aquí, le contesto el padre

Entre todos cargaron la cortina y salieron, el escenario era horrible; la mujer que estaba atada al barandal ya no estaba ahí solo restos de su mano, el piso estaba balado en sangre y había dos cadáveres al parecer de Geos muertos, subieron las escaleras y se fueron encontrando con restos de hombre por el camino y la sangre en el piso y paredes, cadáveres y pistolas llenas de sangre, el reportero aprovecho y tomo una, al igual que el bombero, no había ni rastro de los infectados, como si hubieran desaparecido, fueron subiendo hasta llegar al ático, la puerta estaba abierta y había cosas tiradas en el piso como si alguien hubiera tenido una pelea ahí, el padre entro corriendo y vio que sus temores eran ciertos

-¡a escapado la niña!, grito

-¿la niña, que niña?

- ¡con la que se hacían los experimentos, ella es el foco de infección!

-¡miren aquí hay algo!, el bombero tenía una cámara en sus manos y la estaba reproduciendo, es una cámara de video y creo que es de una reportera

-¡a ver!, dijo apresuradamente el reportero, le arrebato la cámara de las manos y se quedo atonito

-¿la conoces? Le pregunto el Geo

-si. . . es Ángela mi compañera

En eso se escucho un fuerte golpe y un grito en los pisos inferiores


-¡es ella, ella es la que ha estado gritando!

-padre ¿Tiene la cura ya?

No es que no existe una cura en sí. . .

-¡cómo!, ¿me está diciendo que hemos venido aquí en vano?

- no, me ha entendido mal existe la cura pero no es una cura, es un ritual muy especifico, lo tengo anotado en mi diario pero no lo encuentro,! ahí esta!, el padre señalo un pequeño libro en el piso, cógelo, el reportero le dio el diario al padre, necesitamos saber si funciona antes de probarlo con Tristiana

En ese momento se escucho un grito, pero no como los de antes, este era de una niña y venia de la puerta del ático, eral misma niña que había atacado a la muchacha

-¡agárrala! Le grito el padre al geo

El geo la tomo con todas sus fueras, el padre tomo un crucifijo y empezó a orar, mientras más fuerte decía la oración , la niña se iba tranquilizando, hasta quedar dormida, las ronchas que tenía en la piel empezaban a irse y sus ojos se tornaron blancos




-está muerta, dijo el geo

-creo que funcionara

Otra vez escucharon el grito de Ángela pero esta vez mas fuerte, el bombero tomo la

cámara y bajo en búsqueda de su compañera, se escuchaban golpes provenientes de una de las casa, abrió la puerta y empezó a recorrer la casa en una esquina había una silla con alguien atado a ella

-¿Quién está ahí?, por favor ayúdeme, gritaba la muchacha

-¿Ángela?

-¿Rubén, eres tú?

-si Ángela, todo va a estar bien

-¡No tenemos que salir la niña esta por aquí!

-¿Quién te ha hecho esto?

-ella, la niña

El hombre la desamarro y le ayudo a incorporarse

-toma hace frio y la necesitas, el reportero le estaba dando su chamarra en ese momento el bombero infectado que habían visto antes se le lanzo al Geo también salió una mujer la cual atacaba al otro bombero quien estaba grabando todo. . .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
Ir Arriba